Blog de Felipe González Gervaso

Aprovechar las oportunidades depende de nosotros.

Cuando se cierra una puerta, se abren otras

En la vida hay muchas oportunidades, sólo debemos tener conciencia de cuáles escoger. Lo anterior quiere decir que una puerta se puede abrir hacía una oportunidad.

En ocasiones, cuando pensamos en nuestro pasado, presente y futuro, quizás recorremos aquellas oportunidades en las que se nos acabó algo, y entonces nuestro mundo se puso de cabeza. No obstante, debemos saber qué siempre hay nuevas oportunidades y posibilidades de comenzar de nuevo.

Si en algún momento te has puesto a pensar, del por qué se puede cerrar una puerta, debes tener en cuenta que hablamos en sentido figurado, es decir no se trata de una puerta real, pero si un símbolo que indica que dicha puerta se puede cerrar tal como las físicas lo hacen: por un empujón, el viento, etc.

 

En la vida humana, existen muchos motivos por los cuales se puede cerrar una puerta, y aquí presentaremos algunos ejemplos:

 

Una puerta puede cerrarse en la forma de una relación que se acaba, como por ejemplo una relación de pareja, relación familiar, o cualquier otra. De esta manera, si no tienes nada por lo que luchar en una relación, puedes pensar que la puerta se ha cerrado.

 

Otro ejemplo de puertas cerradas, se puede ver cuando una amistad se rompe, en este caso un buen amigo puede acabar traicionándonos, con lo cual se rompe  la amistad que un día le ofrecimos. La puerta se cierra para evitar un sufrimiento mayor, eludiendo los posibles daños que puedan ocurrir si permitimos que se continúe acercando a nosotros.

emprendedores-1 felipe gonzalez gervaso

Cuando un trabajo culmina, decimos que se cierra una puerta, ya sea porque no nos sentimos bien en el ambiente que nos rodea, o porque aparecen nuevas oportunidades de empleo, con lo cual renunciamos y optamos por nuevos caminos. Si bien se tratan de decisiones difíciles de tomar, a veces son muy necesarias.

 

El dolor puede invadirnos enormemente cuando una puerta se cierra, sin embargo, se abren nuevas oportunidades que nos permiten encontrar un mejor empleo, conocer nuevas amistades, tener una relación estable y feliz con alguien que realmente valga la pena, etc. Lo importante es reflexionar acerca de los nuevos hechos, y tomar las nuevas oportunidades con alegría y entusiasmo.

Estas nuevas puertas que se abren, nos harán ser más fuertes, felices y estables emocionalmente, otorgándonos la oportunidad de comenzar de nuevo y experimentar en nuevos rumbos.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: