Blog de Felipe González Gervaso
  • El exceso de comodidad nos vuelve lentos y perezosos

 

La comodidad representa ese espacio de confort que nos relaja y nos mantiene cómodos durante un largo tiempo, tal como ocurre cuando tenemos el aire encendido y disponemos de comida y de alguna bebida deliciosa. No obstante, exagerar en estas costumbres representa un gran riesgo ya que mata la creatividad.

 

En la actualidad la sociedad se adentra en su etapa más cómoda, por lo cual nos acostumbramos a que cuando falla algo en nuestra comodidad se lleva por la borda nuestra alegría y nuestras emociones positivas.

 

Lo que hasta ahora se ha descrito, indica que la comodidad es algo que puede resultar peligroso, ya que nos impide razonar y sólo nos dedicamos a disfrutar del momento.

También resulta un riesgo ya que cuando dejamos de estar cómodos entonces somos infelices. Atrayendo parte de incomodidad en nuestras vidas nos puede ayudar a trabajar nuestro nuestra mente.

 

La incomodidad nos ayuda a ser más creativos innovando en nuestras vidas día a día. Esto nos evita sentir frustración cuando no la alcancemos en determinados momentos. Suele ser así por ejemplo cuando nos encontramos en un espacio cuya área no es la que acostumbramos, cuando otras personas se encuentran hablando en un tono que no nos gustan, cuando encontramos o tenemos problemas con un servicio, etc.

 felipe-gonzalez-gervaso-c3c3c

La comodidad es algo que no se estanca, y muchas veces se tiene y otras no. Es por ello que debemos trabajar nuestros pensamientos para no dejarnos llevar por la comodidad total, siempre queriendo hacer cosas nuevas para poder crecer personalmente. Esta no siempre es fuente de felicidad, ya que no nos deja ver más allá de lo que nos encontramos en nuestro entorno, llegando a conocer el conformismo.

 

En el amor podemos encontrar la comodidad en muchos aspectos que influyen negativamente en la estabilidad emocional, aunque también podemos encontrarla en ámbitos personales como por ejemplo cuando nos acostumbramos a estar en un sofá dónde podemos tumbarnos y hacer lo que queramos, sintiéndonos cómodos ya que nuestra mente asume esta burbuja en el tiempo como un respiro de aire fresco, de tal manera que podemos pasar más tiempo en el sofá qué haciendo cosas creativas que nos puedan beneficiar a futuro.

 

Finalmente, la comodidad no es buena en exceso, y por ello no debemos acostumbrarnos a ella para evitar sentir ciertas emociones negativas cuando no la podamos tener presente, logrando alcanzar un nivel estable emocionalmente para seguir luchando por nuestros objetivos.

 

Share This
A %d blogueros les gusta esto: