Blog de Felipe González Gervaso

 

Creo, al igual que muchos líderes emprendedores, que es importante tener muchos puntos claros antes de empezar un proyecto o un negocio. Si iniciamos con ideas erróneas o con una mentalidad débil, es altamente probable que fracasemos en nuestros intentos, y no será hasta que adoptemos la postura correcta que empezaremos a ver resultados.

Una de las cosas que la mayoría de los emprendedores noveles pasan por alto es el orden de su lista de prioridades. Ellos solo planean aquello que deben hacer y se lanzan a la aventura, sin ordenar y organizar exactamente aquellas cosas que son más importante y requieren más atención, aquello que se conoce normalmente como prioridades.

 

Debemos tener claro desde el principio cuales son nuestras prioridades y ordenarlas. De esa manera cuando nos encontremos en medio de la acción, en medio del desarrollo de nuestro proyecto nunca nos desorientaremos y mantendremos equilibrado el tiempo y la inversión que dedicamos a cada aspecto, ya que sabemos que es importante.

 

¿Cuáles deben ser mis prioridades?

 

Tu orden de prioridades puede variar mucho, puede depender de tu personalidad o del tipo de proyecto que quieres realizar, pero es importante que trates de organizar esta lista lo mejor posible, porque si no corres el riesgo de desviarte fácilmente de la meta.

 

Como siempre, es mejor ilustrar las cosas con un ejemplo. Imagina que empiezas un negocio de venta de comida con un presupuesto ajustado, lo que quiere decir que debes mantener un control estricto de las cantidades y porciones que implementas (la administración debería ser una prioridad importante), pero como no planeaste tus prioridades simplemente arrancas tu negocio. Quizás en medio de la ejecución piensas que solo con ofrecer un excelente servicio o comida sabrosa, vas a tener éxito, pero de repente descubres que los números no te dan y que trabajas a perdida.

 

¿Dónde está el error? Sencillo, no ordenaste tus prioridades desde un principio. Si hubieras sabido que debías administrarte, hubieras racionado tus porciones de manera que cada plato que vendieras generara ganancias, pero te concentraste en lo que no debías y cada plato que vendiste lo trabajaste a perdidas. Este caso es sumamente común en jóvenes emprendedores.

emprende-Felipe-gonzalez-gervaso-a3s

Emprende Felipe González Gervaso

Sin embargo hay un caso muchísimo más común, y por el que considero que es importante establecer prioridades desde el principio. Y es cuando se deja que la vida personales se entrometa en los negocios, proyectos y emprendimientos solo por el hecho de no delimitar correctamente prioridades.

 

Por ejemplo, si estudiamos en la universidad y al mismo tiempo estamos empezando nuestro negocio, debemos organizar en nuestra mente cuál de las dos cosas es más importante. Quizás pensemos inmediatamente que las dos son importantes (y lo son) pero es necesario darle prioridad a una, y organizar nuestro tiempo adecuadamente para dedicarle lo correspondiente a cada actividad. Cuando no marcamos correctamente las prioridades lo más probable que ocurra es que nos desorganicemos y que cumplir con una actividad nos lleve a fallar en otra y no es la idea.

 

Share This
A %d blogueros les gusta esto: