Blog de Felipe González Gervaso

El adquirir conocimientos nos ayuda a nutrirnos constantemente. Las experiencias obtenidas en la vida nos llenan de aprendizaje en todo momento. Sin embargo debemos concientizar cada una de ellas y reaccionar de acuerdo a las mismas en nuestro propio beneficio y en el de los demás. El conocimiento adquirido debe practicarse porque si no será un conocimiento dormido. El nutrirnos constantemente a través del aprendizaje nos ayuda a aumentar nuestros niveles de conciencia.

Practicar lo que aprendemos constantemente nos ayuda a fortalecer este aprendizaje

Existe un cúmulo de conocimientos disponibles para nuestro aprendizaje. Sin embargo llenar nuestros niveles intelectuales sin experimentar este conocimiento nos traerá un gran retraso en cualquier área.

El intelecto puede acumular un gran número de conocimientos pero para que se solidifique y se establezca como parte de nuestra conducta debemos practicar lo que se aprende.

El aprendizaje que no se practica se olvida con bastante facilidad ya que se vuelve superficial.

La acentuación de la práctica nos perfecciona en cualquier área.

El aprendizaje verdadero requiere de una experimentación constante para su mejor entendimiento.

Aunque el conocimiento no se olvida jamás porque queda grabado como información general se debe aumentar constantemente y reforzar con la acción debido a que esta es la respuesta al verdadero aprendizaje.

El aprender sin tener la acción como resultado del conocimiento adquirido promueve la superficialidad

Cuando hablamos de elementos superficiales nos referimos a la capa exterior de lo que se puede observar.

En el caso del aprendizaje una conversación superficial carece de contenido interesante y basa sus raíces en elementos efímeros y sin ningún tipo de sentido verdadero.

El aprendizaje sin acción lleva al individuo a cometer los mismos errores en múltiples ocasiones debido a que lo aprendido permanece en la superficie. En muchas ocasiones podemos señalar que la acción sin conocimiento promueve de alguna manera el aprendizaje.

Existen algunos individuos que logran su aprendizaje a través de la experiencia y esto posee un gran valor pues llegan a concientizar cada uno de estas experiencias.

Cualquiera que sea el caso debemos tener presente que el conocimiento adquirido se debe practicar a través de la acción y esto es un axioma que ha permanecido inalterablemente a través del tiempo.

La sabiduría ancestral nos enseña a que la práctica fortalece el verdadero conocimiento y que la acción consciente es el resultado continuo de un gran aprendizaje.

 Felipe González Gervaso

Share This
A %d blogueros les gusta esto: