Blog de Felipe González Gervaso

Si alguna vez has tenido una responsabilidad importante con tiempo límite, como un trabajo que entregar cierta fecha, o la culminación de un proyecto antes de una fecha límite, y parece que no tienes ganas de trabajar y siempre pones excusas para empezar el proyecto. De repente descubres que el tiempo ha pasado y que no has hecho absolutamente nada, y te das cuenta que aunque intentes empezar, aunque te mentalices que debes trabajar, no pareces lograrlo.

Déjame decirte que desafortunadamente te has topado con la procrastinación.

Este término apenas está calando en el idioma español ya que proviene del término inglés “procrastination”. Significa dejar para después lo que podemos o debemos hacer ya. Y puedo decir con total seguridad que la procrastinación es el peor enemigo de un emprendedor.

 

Un emprendedor debe esforzarse por materializar sus ideas, debe trabajar y cumplir sus metas dentro de plazos de tiempos que muchas veces son programados. La procrastinación arruinará todo eso. Hará que perdamos el tiempo y que nunca logremos concretar nuestros objetivos.

 

Este síndrome se vuelve incluso más peligroso cuando tratamos con proyectos personales que no tienen fecha límite.

¿Por qué? Bueno, cuando nos encontramos con un trabajo o responsabilidad que tiene fecha límite, aunque nos tardemos en empezar, cuando la fecha limite se acerca, el temor de perder la oportunidad u otra cosa que nos pueda afectar, termina por sobrecoger a la pereza y probablemente realicemos el trabajo (aunque no de la manera más óptima porque esperamos hasta el último momento).

Pero en un proyecto personal, donde no hay fecha límite, donde nadie nos obliga ni nos impone un marco de tiempo, podemos simplemente posponer las cosas hasta siempre y nunca realizarlas. Podemos decir mañana, o la semana que viene, y siempre habrá una excusa para no empezar y cuando nos demos cuenta han pasado años y nunca hicimos nada.

Aunque hay personas que tienden a aplazar sus proyectos más que otras, a los que se les conoce como los verdaderos procrastinadores, este sigue siendo un síndrome que puede afectar a cualquier persona y con el que todo emprendedor debe combatir para no verse influenciado.

emprende-Felipe-gonzalez-gervaso-9

 

Técnicas para vencer la procrastinación

 

 

Una de la manera más eficaz de vencer la procrastinación en los proyectos personales, cuando la vemos como un problema que nos viene afectando es auto imponernos fechas límites.

Si bien es cierto que al no existir consecuencias reales podemos violar nuestras propias fechas límites, imponernos un marco de referencia nos puede motivar. Incluso podemos prepararnos recompensas si cumplimos nuestras metas, o incluso consecuencias. Lo que sea para lograr la motivación.

Por ejemplo, si logramos cumplir la fecha que nos impongamos nos damos algún gusto, como una comida o un regalo a nosotros mismos. Pero si fallamos nos auto castigamos, como restringirnos de hacer algo que nos guste.

Otra técnica efectiva es descomponer nuestros objetivos en pequeños objetivos alcanzables más fácilmente, y que a la hora de ponernos a trabajar no nos parezca tanto esfuerzo realizar las tareas.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: