De lo pequeño a la grandeza hay un solo paso

“No tiene nada de malo ser pequeño. Puedes hacer grandes cosas”

Dicen que las mejores cosas vienen en frasco pequeño, no podemos afirmar que este refrán sea totalmente cierto, porque no siempre es positivo juzgar algo por su tamaño. Pero, sin duda es una frase motivadora que puede impulsarte a seguir creciendo. Veamos por qué.

De lo pequeño a la grandeza hay un solo paso

Para ilustrar mejor el tema, empecemos con un buen ejemplo: que tu empresa sea pequeña no significa que no sea capaz de hacer grandes cosas.

Es más, algo que le encanta nuestro experto en liderazgo y emprendimiento, Felipe González Gervaso, es que las pequeñas empresas, por lo general, tienen hambre de convertirse en un gigante.

Incluso, los empleados de estas organizaciones suelen trabajar con muchas ganas y siempre van en la búsqueda de innovar para marcar la diferencia y dejar una huella imborrable.

Las grandes empresas, por su parte, ya están posicionadas y dedican más tiempo en mantenerse arriba.

Claro, esto no significa que no vayan en busca de la innovación, pero el “hambre” no es la misma; pues a veces no tienen nada que perder y a veces arriesgan poco porque tienen una reputación que cuidar.

Y  no olvidemos otro detalle importante: casi todos los gigantes del mercado empezaron siendo pequeñas organizaciones. ¿Qué traducción podemos darle a esto? Bueno, que para ser grande, primero debes ser pequeño.

¿Por qué no hay nada de malo en ser pequeño?

Cuando eres pequeño y vives en tierras de gigantes, estás obligado a desarrollar otras cualidades para poder sobresalir. O ¿es que todas las súper estrellas de baloncesto miden más de 2 metros de altura?  Muchas piensan que es así, pero se equivocan.

Algo que tienen los jugadores pequeños es que son más rápidos y agiles, de hecho se ven forzados a explotar otros recursos para distinguirse del resto.

De hecho la presencia de estos deportistas de baja estatura es esencial  dentro de la cancha porque aportan ciertos beneficios al equipo. Esto sin contar que algunos llegan a  convertirse en las principales figuras en cada partido.

Y así como estos jugadores son piezas clave en el baloncesto, las pequeñas empresas juegan un papel importante en el mercado, porque suelen ser creativas, saben trabajar con lo poco tienen, ofrecen servicios más económicos y demás.

Por lo tanto, Felipe González Gervaso  nos dice que no tiene nada de malo ser pequeño, que el error podría estar fijarnos en nuestras desventajas y no en las capacidades que tenemos de darle otro rumbo a la historia.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: